Archivo de la etiqueta: Política

Cagonrrós

El numero de personas que se bajan música ya es mayor que el de las que la adquieren de manera lícita

La coalición contra la piratería digital en España pide compromisos políticos

La Coalición contra la piratería pedirá la colaboración de las operadoras de Internet

Nace una plataforma para luchar contra la piratería digital en España

Promusicae demanda por 13 millones de euros a un creador de software P2P

Me cago en vuestra puta estampa, ¡joder!. ¿Pero es que somos gilipollas?. Da vergüenza pensar que vuestro periodismo es una carrera considerada del mismo nivel que teleco. ¡Joder, me da vergüenza considerarla hasta del mismo nivel que turismo !

¡Enteraros bien! Compartir música y cine por P2P es legal, no va contra los derechos de autor ni contra el copyright de nadie, ni atenta contra los derechos de ninguna persona. Primero porque nadie cobra por ello y segundo porque el absurdo argumento del beneficio de no tener que pagar se cae por su propio peso.
Forma parte de la ley de propiedad intelectual a la que no dejáis de mentar en vano, se pueden realizar y compartir copias privadas y punto pelota.

Hay muchas empresas de software y/o videojuegos pasándolas putas, haciendo auténticos esfuerzos para no hundirse por la inestabilidad del mercado. Y es que pueden hacer el mejor juego de la historia y no vender ni chapa. Y todo es por culpa de esos gañanes que no dejan de malinterpretar el mercado, de amoldar la ley a su antojo mediante el equívoco y el morro. Rompiendo el esquema de consumo y distorsionando el mercado para que no explote su puñetera burbuja.

A principios del siglo XX se inventa el fonógrafo y toda la pesca, y salen empresas que se dedican a transportar y vender las grabaciones. Se inventa también el telégrafo y con él las telecomunicaciones. Siglo XXI, la tecnología permite que cualquiera en cualquier momento acceda a la cultura mediante la más que natural simbiosis de ambos viejos inventos. Y vienen las compañias periféricas que se han montado el chanchullo alrededor y dicen que nó, que no pueden fabricarse coches y trenes que si nó los capos de la ganadería caballar perderán sus derechos de vivir sin dar golpe.

Y encima se les llena la boca, y dicen que sus derechos son alienados, y que el estado no hace nada por detener una ola de delincuencia, y citan a Confucio, a Platón y hasta a Jesús Gil.

-buff-

Este iba a ser un post en plan paladin_defensor_de_la_verdad_absoluta, exhortando a los lectores a revelarse contra semejante morro. Pero mientras lo escribía me fui dando cuenta de que semejante basura no viviría si no existieran haraganes que se dejan chupar la sangre. Así que mejor terminaré diciendo que si no os ha hervido la sangre como a mí es que de verdad os mereceis la que se nos viene encima.

No me queda más remedio que hacer esto por todos los que joden y se dejan joder:

3

2

1

A la mierda

Prisioneros culturales

En los países en que nos autodenominamos avanzados o del primer mundo, solemos vanagloriarnos de haber conquistado los derechos humanos y las libertades protegidas por leyes y constituciones que son un fiel reflejo de lo que es justo y ecuánime; y se nos cae la baba cuando hablamos de nuestro sistema político por excelencia: la democracia.

Sin embargo, a veces nos olvidamos que en algunos países, como en España, somos prisioneros de una poderosa mafia. Estamos cautivos de una gran banda de extorsionadores que se proclaman a si mismos defensores y paladines de la cultura. Pero, ¿cómo hemos permitido que unos mafiosos estén en disposición de mantenernos cautivos? Ocurrió que hace mucho tiempo, mucho antes de que usted querido lector y yo naciésemos, el ser humano buscaba algo en que ocupar el tiempo además de alimentarse, procrear y guerrear. Algo que le aportase un poco de paz interior. Fue así como el ser humano encontró lo que buscaba en las artes; literatura, pintura, música y muchas otras. En un principio, esta cultura sólo éstaba al alcance de los más próximos al artista o de los más poderosos; pero con el paso de los siglos y gracias a los avances en torno a la igualdad social cada vez más y más gente pudo empezar a acceder a la cultura.

Los comienzos fueron duros, faltaba la infraestructura; faltaba la forma en que poder hacer llegar la cultura desde sus creadores a los consumidores. Se necesitaba que alguien trabajase para poder llevarla a todo el mundo. Y fue así como aparecieron los editores, discográficas y demás cosas similares.

Era una transacción justa, a cambio de un precio razonable, financiabas el esfuerzo necesario para llevar a cabo el proceso de distribución. Pasó el tiempo, y el dinero fácil tentó, como siempre; y éstas personas se volvieron codiciosas; no tardaron mucho en ver que si lograban controloar la materia prima controlarían el mercado. Y no sólo eso, con el poder y la publicidad necesaria podrían llegar a controlar la oferta y la demanda asegurándose unos beneficios perennes.

Para lograr ésto sólo necesitaban dos cosas: poder y legitimidad. El poder se lo dimos nosotros, la Humanidad, al tiempo que comprábamos la cultura al precio que estos usureros estipulaban. La legitimidad, como ya habréis podido comprobar la compraron muy barata a nuestra clase dirigente.

Así fue como esta mafia se aseguró un poder sempiterno, que se perpetraría por los siglos de los siglos. Ellos producen la cultura, la controlan, fijan su precio y la venden. El que quiera consumirla que pase por caja. Además, como todo buen monopolio, se aseguraron de ser los únicos en lucrarse creando unos organismos que salvaguardasen los derechos de los creadores.

Pero, si algo nos ha enseñado la historia; es que el conocimiento siempre será el más fiel paladín de la libertad; por lo que éste conocimientos nos trajo avances tecnológicos que suplieron las históricas carencias de infraestructura para el acceso a la cultura. Por primera vez en nuestra historia podíamos obtener directamente la creación de un artista directamente de la fuente; ya no necesitábamos para nada a los intermediarios. Al fin creadores y consumidores éramos libres de chantajes y caprichos de la camorra que saqueaba a ambas partes por igual.

¿Y sabéis que siente un intermediario cuando ve que ya no es necesario? Miedo; un miedo intenso y acuciante que hace que sus torres de marfil tiemblen desde la base hasta el pináculo más alto. Pronto ésta tropa decidió ponerse las pilas; agudizaron el ingenio y emplearon todos los mecanismos que se podían permitir para lavar el cerebro de políticos y población convenciéndolos de que consumir la cultura dejándoles al margen era delito moral. Y para atemorizar mucho más, emplearon su poder para que los gobiernos les permitiesen ser juez y parte en la aplicación de leyes que les crearon a su medida.

Leyes que contravinieron una de las enseñanzas más preciadas que nos pudo dejar Montesquieu:

Una cosa no es justa por el hecho de ser ley. Debe ser ley porque es justa.

Convirtieron en delito el dejarlos al margen del negocio y gravaron económicamente el soporte, la tecnología y los dispositivos que nos confieren el libre acceso a la cultura y a la información. Es una situación que es casi como gravar con un impuesto a automóviles, estaciones de servicio y establecer nuevos peajes en la puerta de cada casa para compensar a joyeros que sufren alunizajes. Ridículo, ¿verdad? Pues con sus maquiavélicos mecanismos de lavado cerebral pretenden que se convierta en algo normal y lógico, porque obviamente alguien con un coche y con gasolina sólo puede utilizar las calles para llegar a alguna joyería que alunizar. Todos somos delincuentes, éstos nuevos jueces nos han juzgado y nos han condenado.

Pero aún no está todo perdido; la tecnología nos ha permitido convertirnos en unos Robin Hood modernos que luchan contra los poderosos para recompensar a los débiles, en justicieron anónimos de una época en la que la justicia, a veces, parece haber hecho las maletas hace tiempo. Mediante las tecnologías P2P (que gracias a Chuck, aún no han conseguido ilegalizar) podemos asegurarnos y un libre acceso a la cultura. Acabamos de declararles la guerra.

robin-hood

Nos encotramos ante una batalla mucho más importante de lo que pudiese parecer a priori. No sólo se trata de luchar por el libre flujo y acceso a la información; sino que se trata de la eterna lucha entre entre la libertad y la opresión; entre el conocimiento y el oscurantismo. Una oportunidad única para lanzar un mensaje a todo aspirante a censor para dejar bien claro que la Humanidad no puede ser chantajeada ni extorsionada. Nosotros somos quien consume la cultura que ellos pretenden comercializar; y si no consumimos, tarde o temprano se quedarán sin recursos con que pagar a su tropa de leguleyos para les permitan perpetuar ad aeternum su reinado del terror. Atrás quedará la época en que se cerraban webs por señalamiento divino; se acabarán las calumnias y creadores y público (nunca más seremos consumidores de cultura; pasaremos a ser disfrutadores de ella, como siempre debió ser) podremos por fin vivir sin un yugo que nos oprima y coarta la libertad que nos corresponde por derecho.

Se acabó el pagar por discos, películas o libros el precio que ellos decidan; la red nos ha hecho libres y nos ha traído acceso ilimitado. Nos ha concedido la más preciada arma para combatir: la información. Y no podrán derrotarnos, no podrán acabar con nosotros; porque en el fondo, sin nosotros no hay negocio y sin negocio no tienen nada. Todos los caminos llevan a su destrucción. Da igual que sigan utilizando argumentos manipulados, da igual que algún día encuentren éste texto y cierren ésta pequeña bitácora; porque al mar y no se le pueden poner puertas. La información siempre buscará ser libre, y cada día está mucho más cerca de conseguirlo.

Buenos días, señor censor, bienvenido al primer día del resto de su vida.

Descubierto Blog: Leopoldo Abadia

Esta entrada también podría llamarse “Explicar la economía como dios manda“. O “Tio de 75 tacos les la mil vueltas a los mejores economistas“.

El tal Leopoldo Abadía es un ‘chaval de 75 años’, profesor de los que te marcan, que para satisfacer su propia curiosidad redactó una especie de diccionario-explicación sobre la actual crisis inmobiliaria.

El caso es que pasó este documento privado a sus allegados, estos a sus conocidos y así siguió la cadena hasta que la excepcionalidad del documento llegó a no se que persona importante que lo puso en su blog. El hijo del autor comentó en el susodicho blog que este supuesto “mail en cadena” era obra de su padre (y que nunca fue un mail en cadena, sino nada mas que unos apuntes privados que pasaron de mano en mano).

El Señor Abadia recibió ofertas y peticiones de publicación del diccionario y ahora han montado un Blog con sus notas y este Diccionario Dinámico (él lo llama Dinámico porque mantiene el caracter personal del autor que va añadiendo nuevos datos ‘para sí mismo‘ y quitando los que dejan de convencerle).

El caso es que desde aquí, mi pequeño púlpito mucho más modesto que el de Leopoldo. Pero igual de personal. Os recomiendo encarecidamente que hagais click en el siguiente enlace y os leáis el apartado Crisis 2007-2008.

Leopoldo Abadia

¿Como que mucho? Ya sé que parece un ladrillo, pero confiad en mí: cuando vayáis por el punto 12 (lo que sería leerse medio folio holgazanes) estaréis tan enganchados que no querréis deteneros. Lo prometo, es la lectura más interesante que he tenido en meses y lo demostraré con una cita (es de cerca del final pero no es spoiler):

Para que estéis tranquilos y no tengáis complejo de inferioridad porque no entendéis nada, os copio lo que ha dicho Jaime Caruana, ex Presidente del Banco de España, Director de un Departamento del FMI (Fondo Monetario Internacional) y responsable de un equipo del FMI que ha elaborado un informe sobre la crisis. Habla del peligro de la expansión imparable de instrumentos financieros con “estructuras cada vez más complejas y difíciles de entender

Todos tenemos un precio

Ayer estaba hablando con mi madre sobre que va a ser la primera vez que pueda votar en unas elecciones generales y salió el tema de a ver a quien le iba a votar. Un tema peliagudo, no porque me guste mantenerlo en secreto; sino porque desde pequeño siempre pensaba que votaría a un partido determinado sin dudarlo; luego pasaron los daños y me di cuenta de que no, que votaría a otro partido tatalmente opuesto; pero seguía teniendolo claro.

Y sin embargo, llegado es el día, y no lo tengo nada claro. Nunca se me habría ocurrido pensar que podría llegar a dudar tanto. Y es que no sé a quien votar; como mucho sé a quien no voy a votar. Pero a quien voy a votar no lo tengo para nada claro. Se trata del futuro del país en el que resido, así que la decisión es peliaguda. Cada voto cuenta, y desde aquí me gustaría animaros a que votéis, a quien vosotros queráis, pero votad, aunque sea en blanco.

Y hablando de esto último; a ver si me podéis sacar de una duda:

¿Para votar en blanco existe alguna papeleta específica?

Yo pensaba que con no meter nada en el sobre llegaba; pero me han comentado que si el sobre no lleva nada cuenta como voto nulo y que para votar en blanco hay que introducir unas papeletas en blanco que hay en los colegios electorales. Pero no recuerdo haberlas visto nunca en todas las veces que he ido a algún colegio electoral con algún familiar.

Y acabando la conversación, llegó el asunto estrella, sobre si vendería mi voto. Primero me preguntó si lo vendía por diez euros, o por cien; a lo que dije que no, que mi voto es mío y no se vende. Sin embargo, a la siguiente pregunta, mi subconsciente me jugó una mala pasada:

- ¿Y si viene [Candidato a presidente con barba] y te da 20 mil euros por el voto no se lo vendes?
- ¡¡Por supuesto!! Y por menos también!!

Así que si Freud tenía razón y los lapsus reflejan nuestras más bajas pasiones significa que soy un pesetero y un vendido… Lamentable, sí. Yo no pensaba que lo fuese… pero parece ser que lo soy.

Al final va a ser cierto que todos tenemos un precio, como tan bien explicaba Ricardo Darín en Nueve Reinas (gran película, recomendada).

- ¿Te gustan los tipos a vos?

(Silencio)

- ¿Cogerías con un tipo?

(Silencio)

- ¿No cogerías con un tipo si te ofreciera 10.000 dólares?
- No.
- 10.000, es buena guita.
- No.
- ¿Y si te diera 20.000? Guita de verdad. Todo para vos.
- No.
- 50.000 dólares.
- No.
- 500.000

(Silencio)

- ¿Te das cuenta? Putos no faltan, lo que faltan son financistas.

Nueve Reinas

Gran verdad.

Los que hablan desde la ignorancia.

Esta mañana veia en el diario Atlántico

El actual Presidente de la Xunta de Galicia, Emilio Pérez Touriño, ha calificado de chiringuito la propuesta de la ciudad de Vigo para su área metropolitana, un desprecio claro y rotundo que demuestra el nivel de vejación que existe con nuestra ciudad y su entorno. Sus palabras dejan clara la diferencia de trato y consideración entre la Galicia del norte y la del sur, lo que significa ciudades de primera y de segunda, o lo que también podría entenderse como el miedo a crear monstruos urbanos e industriales que no acepten la mediocridad política de quien se atreve a hablar en ese tono. Habría que preguntarle al señor Touriño si acaso su sueldo y el de los integrantes de su equipo de gobierno lo paga exclusivamente la Galicia del norte, en cuyo caso habría que pedirle explicaciones para saber a dónde va a parar nuestro dinero, o, por el contrario, si a la hora de pagar somos todos iguales, por qué razón no lo parecemos —ni lo somos— en el momento de aplicar la razón y darnos lo que justamente nos corresponde.
Según la Real Academia Española —lo que popularmente y a pie de calle se conoce erróneamente como Real Academia de la Lengua—, la palabra chiringuito significa “quiosco o puesto de bebidas al aire libre”, un tipo de negocio que no tiene demasiada envergadura. Además, en algunas zonas también puede significar “chorrito menudo”, algo que también suena a poco importante. En definitiva, un auténtico e inexplicable desprecio.
Lo temible es que este vilipendio se produzca en fechas preelectorales, cuando todos los partidos políticos prometen lo que luego quizá no puedan cumplir. Por este motivo, la ciudadanía viguesa se pregunta qué calificativo —tal vez sería mejor hablar de burla— se atrevería a utilizar si no estuviera condicionado por la proximidad de las elecciones. ¿Será realmente consciente de las posibles consecuencias de sus palabras? ¿Estará nuestra política en buenas manos? ¿Estamos sufriendo las consecuencias de una lucha de intereses políticos entre nuestro ambicioso alcalde las autoridades de la Xunta?

Vamos por partes.

  • Primero: Si se tarda la tira de años en negociar el área metropolitana, y aún están tirándose los trastos a la cabeza. La negociación ha sido un chiringuito y punto. Jugar a tergiversar las palabras de Touriño extendiendo a todos los vigueses una descalificación que se hizo hacia un proyecto concreto (que puede merecerla más o menos, up2u) en un momento concreto me parece de un partidismo que apesta.
  • Segundo: ¿La Galicia del norte y del sur? ¡por favor!, eso ya roza el absurdo. Sepan señores que vengo de “A Mariña Lucense” comarca más al norte no puede haberla, y más maltratada por las administraciones (todas las que hubo) tampoco. Las autovías dan un rodeo evitándonos al ser construidas. Se tarda dos horas en tren en recorrer los 70 quilómetros de costa de Lugo. NO hay servicio de transporte público, ninguno.
  • Están poniendo internet rural para que llegue a los lugares recónditos. Bueno, pues en mi casa ni siquiera eso van a poner. Cierto día que llamé a una ambulancia tuve que guiar al médico con el móbil durante 10 minutos para que llegara a mi casa por las carreteras secundarias (que son las únicas que llegan a mi concello); no quiero pensar lo que hubiera pasado de ser una urgencia de las gordas.
    Y aún así creo que estamos en jauja, pues hay lugares peores a lo largo y ancho de Galicia. Sobre todo hacia el este, donde las montañas son más altas y todas las distancias se vuelven más largas.

¿Y a mí me vienen hablando del la Galicia de las dos velocidades, pretendiendo ser una minoría marginada a la que nadie da lo que merece? No señores, lo cierto es que sus ciudades se boicotean a sí mismas, pues están podridas por dentro. Vigo, Coruña, Ferrol… todas ellas.
Podridas de fashion-neohippies cabezahuecas que se tatúan al ché en el hombro derecho y una esvástica en el izquierdo, porque “mola”. Podridas de ultraliberales para los que la ley es el rasero por el que se miden sus actos, y como tal lo importante no es no pasarlo, sinó que no lo parezca. Podridas de gordas viejas pretenciosas que a los dos días de jubilarse vendieron la finca de la aldea y se compraron un piso. Se olvidaron de toda su vida anterior y se dedicaron a pretender haber sido Señoritas toda la vida. Enseñando el buen castellano a sus nietos:

Néno, ayúdacheme que no doy hecho.

Me tiene hasta los cojones toda esa morralla empresarial. Toda esa topología de nexos de unión de cogeduras de huevos. El gobierno coge por los huevos a Caixagalicia. Caixagalicia coge por los huevos a La Voz de Galicia. Y oh sorpresa, La Voz de Galicia coge por los huevos al gobierno. El árbol se enrama hasta cada pequeño estafador de este puto país. Al final todos se obligan entre sí a darse besitos (la opción claro es perder los huevos) y los que pringan son siempre los mismos: los que cotizan, los que declaran, los que informan, los que solicitan con formulario en vez de pedir al amigo… Y todos los que intentamos hacer las cosas medianamente bien para pasar por esta vida sin pena ni gloria y con los propios huevos en la mano y no otros.

Lamento haberme propasado tanto. Pero lo de pretender hacer pasar a Vigo por zona menospreciada por la administración me ha asqueado sobremanera siendo de donde soy. (Y sin embargo algún vigués habrá que en las elecciones decida su voto en base a esto, en fin…)